¿Dormitorios pequeños? No debes preocuparte, en este artículo te contamos como puedes sacar el máximo partido a un dormitorio juvenil en un espacio pequeño.

El consejo principal para un dormitorio juvenil pequeño, es que aproveches tu espacio; pega la cama a la pared, utiliza literas, estanterías…
El espacio es algo fundamental, así que no nos servirá de nada comprar un armario muy grande. Utiliza mejor muebles funcionales con lo que puedas cubrir todas las necesidades. Como hemos dicho anteriormente, utilizar literas o camas nido es una de las mejores ideas si se trata de una habitación pequeña y además compartida.

Observa la habitación.

La luz es algo que tenemos que tener muy en cuenta. Si recibe mucha luz natural puedes pintar alguna pared para añadir un toque personal a la habitación. Utiliza colores claros, ya que estos suelen ayudar más a los niños a conciliar el sueño y además permitirá ver el espacio más amplio. Esto no quiere decir que no puedas pintar una pared de un tono más llamativo si a los jóvenes de la casa les gusta.

Otra idea interesante es que utilices camas plegables (funcionales). Muchos armarios vienen con una cama incorporada a ella. Esto hará la habitación más amplia cuando recojas la cama y la metas dentro del armario.

Una idea muy llamativa es utilizar dos alturas en una misma habitación. Estas no tienen que estar muy elevados, sólo lo justo para poder añadir una cama debajo del “segundo piso”.

Complementos.

Utiliza elementos auxiliares como pueden ser baúles, cajas, percheros o pufs.

Los pufs son una buena opción como complemento, además le van a encantar a los niños. Es un complemento cómodo y divertido.
Que la habitación este bien iluminada es imprescindible, así que utiliza lámparas pequeñas; pero lo más aconsejables es la luz natural. No restes iluminación natural a lo tonto. Utiliza en vez de cortina opaca visillos o cortinas de lino. En general que sean de un tejido ligero. Utilizar persianas es una buena idea también para decorar estas habitaciones juveniles.

Si quieres jugar con el espacio de un dormitorio pequeño, utiliza la profundidad o el reflejo mediante espejos o pegatinas decorativas que se adhieren a la pared.

El suelo.

Elige un suelo que se integre con la habitación, igual que has hecho con el color de las paredes. Hay innumerables modelos de suelos prácticos y resistentes. Utiliza mejor un suelo hecho a base de madera para conseguir añadir un toque de calor a la habitación. Lo mismo puedes hacer con las paredes: puedes recubrirlas en parte con láminas de madera.

Añade alfombras. Aunque parezca una tontería, estas delimitan el espacio para favorecer una habitación pequeña. Además, los niños podrán sentarse en el mismo suelo a leer o a escuchar música. Un buen consejo es que utilices suelo de madera con las alfombras.

Lo mejor que puedes hacer es observar la habitación y plantear la distribución de los objetos principales basándote en estos consejos que te hemos dado y que esperamos que te sean de gran ayuda. Y recuerda que siempre puedes contar con nosotros para asesorarte sobre cómo diseñar el dormitorio ideal para tus hijos.