Tu estudio o despacho en casa.

Es normal que en nuestra casa necesitemos un espacio para poder estudiar a gusto o trabajar de manera cómoda, evitando distracciones y concentrándonos. Una de las mejores ideas que podemos hacer es utilizar una habitación y transformarla en un acogedor estudio. Al ser una habitación, ésta será independiente de las demás, de modo que podremos encontrar una zona tranquila donde poder concentrarnos, ajena al ruido. Es una gran idea para personas que tienen hijos o que simplemente buscan esa zona de confort para realizar su trabajo o estudio.

Todo esto no quiere decir que no puedas tener un despacho o sitio de estudio integrado en el comedor o en la propia habitación del dormitorio.

Lo mejor de una habitación de estudio o de despacho, es que no hay que calentarse mucho la cabeza para conseguirla, de hecho, con mobiliario básico como un escritorio, un asiento cómodo y alguna estantería para poder colocar nuestros libros, archivadores… será más que suficiente.

Hay que tener en cuenta que en un sitio de estudio o de trabajo la iluminación es algo fundamental, así que lo mejor es utilizar una habitación con ventanas y además utilizar una lámpara central y otra que alumbre directamente en la mesa de trabajo.

Cuando hablamos de concentración, es interesante pintar las paredes con colores que ayuden a mantener la concentración de sus ocupantes. Lo mejor es utilizar colores claros y neutros que no llamen la atención; el blanco, el crema, el marfil, son colores ideales para este tipo de habitaciones. Esto no quiere decir que no puedas darle un toque personal a tu espacio de trabajo o estudio haciéndolo aún más confortable e iluminar tu estado de ánimo. Puedes incorporar plantas, cuadros, marcos de fotografías, aportar color a cortinas…

Los suelos de madera también suelen ir muy bien en las áreas de trabajo o estudio, además de que realza la belleza de tu despacho o estudio en cada. Los suelos de azulejos también son interesantes debido a que crean un efecto de amplitud en el espacio. Como hemos dicho anteriormente, tener la habitación de un color neutro o claro que no llame la atención, podrá ayudarte en la concentración; así que el suelo puedes pintarlo de estos colores también.

Estos son varios consejos que debes tener en cuenta a la hora de crear un espacio de trabajo o estudio. Pero, ¿hay estilos específicos para diseñar un espacio de estudio o trabajo?, aquí te ofrecemos unos cuantos para que los tengas en cuenta.

Mueble de estudioEstilo Rústico: es un estilo discreto basado en los muebles de madera. Las sillas, estanterías y demás elementos de la habitación deben tener o ser de madera o de un color que combine con ésta como el blanco. El mimbre es otro material que pega mucho con este ambiente. Unas cortinas sencillas y una iluminación basada en la luz clara del sol ayudan mucho. Este estilo crea un ambiente muy apropiado y acogedor para realizar tus estudios o trabajos.

Despacho de trabajoEstilo moderno: es un espacio que, como el propio nombre indica, tiene un aspecto de última generación, con estilo. Incorporando elementos como estanterías y asientos con patrones modernos, todo para realzar el aspecto innovador de la habitación.

Estilo Industrial: Un aspecto que crea un aura de misterio o atractivo místico. Se emplean diversos tonos; desde tonos de madera hasta tonos metálicos que proporcionan un “look” atractivo. Se utiliza una distribución básica, con colores sobre todo metálicos y grises tanto en las paredes como en otras superficies. También en las estanterías y otros mobiliarios. Este tipo de estilo suele ser muy utilizado en Reino Unido donde mucha gente compra viejas fábricas a un precio asequible y las transforman en casas de artistas con un estilo muy particular.

Hemos mostrado varios de estilos y consejos que te serán de ayuda a la hora de realizar el despacho o sitio de estudio más conveniente para ti, en próximos artículos, intentaremos profundizar más sobre cada uno de estos estilos.