Pintar un mueble de madera a simple vista parece fácil. Y realmente lo es… si se siguen ciertos pasos y las indicaciones de los fabricantes de lacas y pinturas. Así que si te has decidido a rejuvenecer tus muebles de madera pintándolos, te aconsejo que leas este artículo antes de coger los materiales y ponerte a dar brochazos como si de un mosquetero se tratase.

Pero, antes de nada, creo importante (o, al menos, instructivo) que conozcas el material con el que vamos a trabajar: la madera.

La madera

¿Qué propiedades tiene la madera? ¿De qué se compone? ¿Qué nos aporta?. La madera es la materia prima vegetal más explotada por el hombre. Se fabrican infinidad de cosas con esta materia prima, utilizándose incluso en tecnología (efectivamente, no todo son chips de silicio).

Es un recurso renovable, abundante, económico, y además con muchas propiedades y características que hacen de ella un material muy peculiar.

Composición de la madera

Está formada por fibras de celulosa, sustancia que conforma el esqueleto de los vegetales. Ésta le proporciona la rigidez característica que tiene. Su composición se basa en el carbono (50%), el oxígeno (42%), hidrógeno (6%), nitrógeno (2%) y otros elementos.

Propiedades de la madera

La madera es resistente, flexible y dura. Además, no es conductora de la electricidad. Su calidad y belleza hace que se siga utilizando igual o más que antes. Es capaz de soportar bastante peso y es un gran aislante acústico y térmico.

Desgraciadamente, no todo son ventajas. Es un material combustible y se puede pudrir si no está bien tratada. Pero eso último vamos a solucionarlo si sigues leyendo hasta el final.

Tipos de maderas

Las maderas se pueden clasificar en 4 tipos:

Maderas blandas: son las más fáciles de trabajar y son generalmente de color claro. Suele utilizarse para fabricar papel. El álamo, el sauce, la acacia o el pino tienen madera blanda.

Maderas duras: Suelen ser aceitosas. Se utilizan en la fabricación de muebles y en construcciones resistentes como el parquet; El roble o el nogal son ejemplos de árboles con madera dura.

Madera resistente: Son resistentes a la humedad, así que son utilizadas en la elaboración de algunos tipos de papel y muebles. El cedro o el ciprés son árboles de madera resistente.

Madera Prefabricada: Se elaboran a partir de restos de maderas como las virutas consiguiendo aglomerado, contrachapado o tableros de fibra.

Espero que te haya parecido interesante esta introducción o, al menos, que no te hayas aburrido mucho 🙂

Ahora que ya conoces un poco mejor el material con el que vamos a trabajar, vamos a ver cómo tienes que proceder para que la estupenda idea que tienes en mente no se convierta en una horrible pesadilla.

Pasos a seguir para pintar un mueble de madera

La preparación

Elimina todo rastro de pintura vieja que haya en la madera que vayas a pintar. Lo mejor es hacerlo primero con una espátula, y después lijar los restos más pequeños.

No utilices disolventes químicos a no ser que la madera tenga una capa de tinte o laca a base de aceite. Si la mad

era tiene tinte o laca, aplica utiliza un decapante. Por supuesto, tendrás que limpiar y lijar también la madera.

Si la madera tiene huecos profundos, puedes rellenarlos con masilla para madera de buena calidad. Después de que se solidifique, tendrás que lijar dicha área. así que te recomiendo utilizar más masilla, que menos.

El lijado

Lija la madera. Primero lija el área que hayas rellenado con masilla y luego el resto de la madera. una vez hayas lijado todo con la lija de grano grueso, repite el proceso con una lija de grano más fino (grano de 80 o 100) para que quede suave. Por último, lija la madera con una lija de grano grueso (grano de 150 o mayor) para tener la madera lista para la imprimación.

Es muy importante lijar la madera en el sentido de la veta de la madera, y no en contra de ella. Una lijadora eléctrica te ahorrará mucho tiempo. Si tienes una a mano, úsala.

La pintura se adhiere mejor en una superficie limpia así que al terminar, limpia todo el polvo que haya quedado sobre la madera. Si lo has lijado con una lija normal, después de limpiar el polvo, pasa un paño húmedo por la madera y deja que ésta se seque.

La imprimación

Si hay alguna parte del mueble que no quieres pintar, cúbrela con cinta adhesiva o cinta de carrocero.

Una buena práctica es dar una mano de imprimación antes de pintar la madera. Esto ayudará a que la pintura se vea más uniforme e intensa sobre la madera. Aplica varias manos de imprimación, y el resultado quedará más uniforme.

Utiliza un imprimante de color gris si vas a pintar la madera de un color oscuro. Si vas a pintarla de un color claro, utiliza imprimante blanco.

Por lo demás, puedes utilizar el imprimante que quieras, tanto de aerosol como de brocha, ya que estos son similares y depende de los gustos personales. Con el aerosol será más fácil y rápido, pero requerirá de varias capas. Con brocha será más preciso y la capa será más fina y uniforme. En cualquier caso, sigue las recomendaciones del fabricante.

La pintura

Elige la pintura. Lo ideal es la pintura con látex, es decir, a base de agua. Pero si quieres puedes utilizar una a base de aceite que será más duradera que la pintura de látex. A la hora de elegir el color, elige también el brillo de la pintura, ya que por ejemplo una pintura mate absorbe la luz y esconde las imperfecciones.

Te recomiendo que elijas siempre pinturas y brochas de alta calidad. Elegir una pintura barata no te va a servir de nada, ya que ésta suele echarse a perder antes y vas a tener que volver a comprar más pintura.

Utiliza también una brocha de cerdas en vez de una de esponja, ya que con la de esponja penetrará menos la pintura y además dejará más burbujas de aire que con una de cerdas.

Sumerge la brocha en el recipiente de la pintura y cuando la saques da un golpecito en el recipiente de forma que no gotee, la brocha debe estar cargada de pintura.

Cuando pintes la madera, comienza mejor desde la parte superior de la madera hacia abajo.

Cuando termines de pintar una capa, no dejes mucho tiempo antes de aplicar la siguiente. ¿Como sabes cuánto tiempo esperar? En el bote de pintura están las recomendaciones del fabricante sobre tiempos de secado y repintado. Te aconsejo que las sigas.

El remate final

Una vez hayas acabado de aplicar todas las capas, es aconsejable que termines utilizando un barniz para preservar la madera. Si lo vas a aplicar, lija suavemente la madera y aplica 2 o 3 capas de barniz para que quede más consistente y duradera la pintura.

Espero que te haya gustado este artículo sobre cómo pintar muebles de madera. Como siempre, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos en tus ideas y proyectos.

Un saludo.